La justicia social es el camino para que toda sociedad pueda desarrollarse

Hoy, 20 de febrero, celebramos el Día Internacional de la Justicia Social. La Justicia Social es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera tanto dentro de las naciones como entre ellas. Defender los principios de Justicia Social es promover la igualdad de derechos y eliminar las barreras que discriminan a las personas por motivos de género, edad, raza, etnia, religión, cultura o discapacidad. La búsqueda de la justicia social para todos es el centro de nuestra misión para promover el desarrollo y la dignidad humana.

El concepto de «justicia social» surgió a mediados del siglo XIX para referirse a la necesidad de lograr un reparto equitativo de los bienes sociales. En una sociedad con justicia social, los Derechos Humanos son respetados y las clases sociales más desfavorecidas cuentan con oportunidades de desarrollo.

La justicia social implica el compromiso del Estado para compensar las desigualdades que surgen en el mercado y en otros mecanismos propios de la sociedad. Las autoridades deben propiciar las condiciones para que toda la sociedad pueda desarrollarse en términos económicos. En otras palabras, que no deberían existir multimillonarios y mientras hayan personas que vivan en la pobreza.

Desde Cáritas trabajamos día a día en pro de la Justicia Social, esforzándonos por la transformación y el cambio social y por el verdadero desarrollo de todas las personas de manera íntegra y el ejercicio pleno de sus derechos.

“La tierra es nuestra casa común y todos somos hermanos. Si bien «el orden justo de la sociedad y del Estado es una tarea principal de la política», la Iglesia «no puede ni debe quedarse al margen en la lucha por la justicia». Todos los cristianos, también los Pastores, están llamados a preocuparse por la construcción de un mundo mejor. De eso se trata, porque el pensamiento social de la Iglesia es ante todo positivo y propositivo, orienta una acción transformadora, y en ese sentido no deja de ser un signo de esperanza que brota del corazón amante de Jesucristo.” (Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium del Papa Francisco, 26 de noviembre de 2013).

Leave a Reply

Introduzca el importe a donar sin decimales.