La acción del voluntariado, clave en Cáritas Diocesana de Canarias

Cáritas Diocesana de Canarias cuenta con el apoyo de personas voluntarias que ponen su granito de arena para crear espacios de encuentro por el prójimo 

La labor de Cáritas se basa en el compromiso continuo, desinteresado y responsable de las personas voluntarias. Su participación es fundamental tanto en la acción social directa como en la propia estructura organizativa. El voluntariado de Cáritas Diocesana de Canarias se concentra principalmente en las labores del ámbito de Acogida y Atención Primaria (70%), ahondando su compromiso con la institución desde la Acogida Parroquial, acompañando a los más cercanos, al que está a su lado. Es menor el número de voluntarios en otros ámbitos que desempeñan tareas para garantizar el cuidado de los más frágiles y vulnerables. 

Según la distribución territorial, Las Palmas de Gran Canaria, Telde y Santa Lucía de Tirajana en Gran Canaria, concentran actualmente el mayor número de personas voluntarias. El 77,7% son mujeres y el 22,2% hombres, por lo que, de cada 10 personas voluntarias en Cáritas Diocesana de Canarias, 8 son mujeres. 

Perfil del voluntariado

Aproximadamente la mitad del voluntariado de Cáritas Diocesana de Canarias son mayores de 65 años y el mayor grupo de voluntarios se concentra en este grupo (49,43%). El promedio de edad se ubica en 60 años. En relación al recorrido formativo, todo el voluntariado ha cursado estudios primarios. Además, de cada 10 personas voluntarias, 3 han cursado estudios universitarios. 

En resumen, y tras las estadísticas expuestas, el voluntariado de Cáritas Diocesana de Canarias está formado mayoritariamente por mujeres, con 50 años y más, con formación primaria, que apoya como voluntaria en desde hace más de 5 años y que participa activamente en la acogida parroquial. 

La nuevas generaciones de voluntarios jóvenes

Las personas que desarrollan su voluntariado en Cáritas Diocesana de Canarias comparten los valores de la gratuidad, el compromiso, la solidaridad y la justicia. Estos valores se ven reflejados en la identidad cristiana de Cáritas y en su trabajo comunitario en favor de las personas más vulnerables y de la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. Cada vez son más los jóvenes que se acercan a la acción social de Cáritas Diocesana de Canarias.

Jóvenes que aportan nuevas ideas y renuevan el compromiso con los últimos, en su empeño de cambiar y mejorar todo lo que les rodea. Jóvenes que toman el testigo de las personas voluntarias que llevan décadas colaborando con Cáritas, aunando esfuerzos para acoger y acompañar a los más frágiles y vulnerables.

¿Quieres formar parte del voluntariado de Cáritas Diocesana de Canarias? Inscríbete aquí

Introduzca el importe a donar sin decimales.