El economista Pedro Gómez alerta del peligro de que la salida a la crisis enquiste la fractura social

El economista Pedro José Gómez afirmó hoy en la primera sesión de las XI Jornadas de Teología, que “la salida de la crisis está enquistando la fractura social”, recordando que “hay 1,5 millones de familias donde no trabaja nadie”, y recordó que “se puede generar riqueza y seguir creando mayor desigualdad”.

 

 

El profesor del Departamento de Economía Internacional y Desarrollo de la Universidad Complutense de Madrid y colaborador del Instituto Superior de Pastoral de Madrid, señaló que “tan peligroso es pensar que la fe tiene soluciones técnicas  como creer que no tiene nada que ver con la política”, recordando que “los Evangelios no dicen qué hay que hacer con las preferentes, pero sí que todos tenemos derecho a vivir dignamente”, para lo que propuso “vivir una vida sencilla y compartir los bienes”.

En su ponencia, que tituló “Economía, política y pobreza en la actualidad”, Gómez afirmó que “la crisis económica dispara las desigualdades”, argumentando que “las medidas que se adoptan, como las bajadas de impuestos, no benefician a quienes no tienen nada, al contrario, los perjudica, porque eso significa menos inversiones en políticas de redistribución”.

La figura de Jesús

“Jesús”, dijo, “fue un provocador de su sociedad. No sólo era buena persona y comprensivo, rompe todas las reglas de su época. Toca a los enfermos, va acompañado de mujeres y pone a los niños como ejemplo por delante de sus apóstoles. Esto es la teología inclusiva, romper sistemáticamente las barreras que nos separan, y esta es la práctica que debe identificar a la iglesia”, afirmó.

En este sentido indicó que Jesús fundó “una sociedad nueva, no una institución”, y que “el Reino de Dios está en la sociedad en su conjunto”.

A su juicio, existen dos riesgos importantes, por una parte lo que llamó “la privatización de la fe” y que definió como “creer que se vive de forma individual e independiente” o pensando en recompensas en otra vida. Por otra parte, definió como segundo peligro “pensar que la iglesia tiene una respuesta definitiva y única”.

“No hay en el Evangelio respuestas técnicas, pero sí un horizontes de valores”, señaló.

Un nuevo mundo

Como solución desde la Iglesia señaló que “la Caridad política es la mayor de las caridades”, si bien aseveró que “no se valora porque opera en abstracto y porque entendemos que la política es un terreno sucio del que los cristianos deben estar alejados”. No obstante insistió en que “es la que más bien puede hacer y la que más trascendencia tiene”, aunque apuntó que “solo cuando la gente que se compromete prima el bien común sobre el particular”.

En declaraciones realizadas momentos antes de su exposición, Pedro José Gómez manifestó su convencimiento de que “la economía ha impuesto su ley deshumanizadoramente. La crisis, sin embargo, ha mostrado aspectos positivos. Si bien ha olvidado a las víctimas, ha demostrado la solidaridad de las familias, la resistencia de algunos grupos y colectivos, la implicación de las personas jóvenes hasta ahora alejados de la política… Estamos en una época en la que florece un mundo más humano. Los políticos actuales funcionan con claves antiguas, pero las nuevas generaciones están viendo las cosas de otra manera”.

 

Leave a Reply

Introduzca el importe a donar sin decimales.