‘Rostros con esperanza’ en la celebración del Corpus Christi

Cáritas Diocesana de Canarias participó activamente, como cada año, en los actos de celebración del Corpus Christi en Las Palmas de Gran Canaria.

El Corpus para Cáritas es el momento en el que compartimos nuestras reivindicaciones y las acciones que llevamos a cabo para construir una sociedad más justa.  Estas acciones están reflejadas en el análisis de la realidad social de la provincia de Las Palmas que se dio a conocer el pasado 13 de junio en la presentación de la Memoria Institucional de 2021, que bajo el lema «Rostros con Esperanza», refleja el trabajo realizado por Cáritas durante el pasado año en Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa en favor de las personas más desfavorecidas y vulnerables que no se han visto beneficiadas por el fin de la pandemia de la Covid-19.  

En la Memoria Institucional no solo se recogen datos de la misión de Cáritas Diocesana de Canarias, en ella va cada uno de los rostros y esperanzas de las personas a las que hemos atendido, los del voluntariado, el personal y socios, colaboradores y personas de buena voluntad que nos han acompañado en esta ingente tarea. 

La fiesta del Corpus Christi celebra el amor fraterno, el momento en que Jesús se hace presente en medio de la Iglesia. La vida de los cristianos gira en torno a la Eucaristía, cuando el pan se convierte en el cuerpo de Cristo y los cristianos asumimos los valores y el estilo de vida de Jesús. La caridad no es dar lo que nos sobra, es compartir lo que se tiene; es compartir un estilo de vida más justo y solidario

Así lo reflejó el obispo de la Diócesis de Canarias, José Mazuelos, durante la homilía de este domingo en la Catedral de Santa Ana. “El día del Corpus es el día de la Caridad, es el día de Cáritas. Una institución de la Iglesia que trabaja por los más desfavorecidos, por las personas que peor lo están pasando, por esas personas sin hogar que están en la calle o inmigrantes que pasan los días y las noches a la intemperie. Por ellos tenemos que apoyar a Cáritas, a sus trabajadores y voluntarios, que dedican su labor para ayudar a los demás”, dijo el obispo de la Diócesis de Canarias. 

El rostro de las personas más desfavorecidas es el centro de la misión de Cáritas Diocesana de Canarias y en ellas y su esperanza centramos nuestra acción. La Memoria Institucional refleja que el fin de la pandemia no ha traído nada bueno para las personas que ya lo habían perdido todo. Los rostros de los que no tienen hogar y viven en la calle son para Cáritas Diocesana de Canarias una prioridad. Son el rostro de la fragilidad humana en el que vemos a Dios vivo y la necesidad de trabajar por un mundo mejor. 

El lema «Rostros con Esperanza» también fue el de la alfombra de Cáritas Diocesana de Canarias este domingo 19 de junio, día del Corpus Christi. El tapiz de sal se realizó frente a la Catedral de Santa Ana, un enclave privilegiado en el histórico barrio de Vegueta que supuso el inicio de la tradicional procesión sobre las alfombras. Con sales de colores y mucha dedicación de voluntarios, agentes y trabajadores de Cáritas Diocesana de Canarias, la alfombra reflejó la defensa de los más desfavorecidos y vulnerables con el rostro de Jesús. “Me encanta el lema de la alfombra de Cáritas, sus trabajadores, voluntarios, donantes y colaboradores son con Jesús rostros con esperanza. ¡Qué seríamos sin la labor de Cáritas, Dios mío!”, dijo José Mazuelos durante la Eucaristía celebrada este domingo justo antes de la procesión por las calles de Vegueta. 

Introduzca el importe a donar sin decimales.