¿El fin de la pandemia para todas las personas?

Cáritas Diocesana de Canarias constata que la vuelta a la normalidad tras la pandemia no ha favorecido a los más empobrecidas y vulnerables en Canarias

En 2021 atendió 14.774 hogares, más de 53.000 personas a través de su red parroquial y proyectos, lo que supone un aumento del 17,32%

Las consecuencias económicas de la pandemia han agravado la situación de pobreza en Canarias y así lo ha constatado Cáritas Diocesana de Canarias en su labor diaria. Según el director de la institución, Gonzalo Marrero, “la vuelta a la normalidad tras la pandemia no ha favorecido a las personas más empobrecidas en Canarias atendidas por Cáritas Diocesana de Canarias”, que durante 2020, en plena crisis pandémica, atendió a 14.623 hogares con un impacto en 45.331 personas en situación de exclusión social y pobreza, un 83% más respecto al 2019, mientras que en 2021 el número de personas atendidas llegó casi al 18%.

Según los datos de la Memoria de Cáritas Diocesana de Canarias, un 72,6% de las personas atendidas se encuentran en situación de desempleo, entre las que el 57,4% no percibe ningún tipo de ingreso, y un 40,6% tienen menores a su cargo además de hacer frente a los gastos de vivienda, suministros de agua y luz, medicamentos, etc. El 81% de las personas acogidas por Cáritas no posee vivienda propia y más del 30% se encuentra afectada por situaciones de vivienda insegura y de vivienda inadecuada, tasas que en la población canaria son del 7,8% y al 13,1% respectivamente, según el informe FOESSA (2021).

  

Introduzca el importe a donar sin decimales.