Cáritas Diocesana de Canarias continúa trabajando y reivindicando la dignidad y el reconocimiento de las Trabajadoras del Hogar

El 30 de marzo celebramos el Día Internacional de las Trabajadoras de hogar con un acto de denuncia en la calle para visibilizar a un colectivo que sufre una fuerte discriminación laboral y social.

Cáritas Diocesana de Canarias celebró este 30 de marzo, Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, con acto de denuncia en la calle en el que participó el colectivo Hogar Maresía,  mujeres con el que Cáritas trabaja en este sector, alumnos del centro educativo Santa Isabel de Hungría, voluntarios de la institución y otras personas conscientes de la situación laboral y social que padece este colectivo. Con este acto Cáritas ha querido colocar en la agenda política la situación de discriminación sistemática, de humillación, ilegalidad, desprotección e irregularidad que sufre este sector.

En un manifiesto conjunto leído en la concentración a las puertas de la sede central de Cáritas Diocesana de Canarias se reivindicó la importancia del de este sector como pilar básico de nuestra sociedad. Las Mujeres Trabajadoras del Hogar siguen padeciendo situaciones de discriminación laboral por el tipo de condiciones laborales que se ofrecen. Se trata de un colectivo invisibilizado en nuestra sociedad a pesar de la importancia y aportación que este sector desempeña en la vida cotidiana de las personas con su trabajo.

Cáritas Diocesana de Canarias también detecta una falta de oportunidades en este ámbito, que muchas veces se configura como la única vía de acceso laboral para las mujeres en situación irregular. Asimismo, en esta concentración se ha denunciado la constatable discriminación hacia la mujer, en un sector fuertemente feminizado.

Cáritas, y el colectivo de Mujeres Trabajadoras del Hogar, también denuncia el desconocimiento por parte de la sociedad de sus derechos y condiciones laborales y el incumplimiento sistemático de los derechos laborales recogidos en la legislación vigente, por ejemplo, en el salario mínimo interprofesional. Desafortunadamente, la crisis actual que ha desencadenado la pandemia ha afectado especialmente a las mujeres y, con mayor dureza, al colectivo de mujeres empleadas del hogar, colocándolas en una situación de mayor vulnerabilidad y desprotección.

A pesar de esta situación Cáritas Diocesana de Canarias reconoce que como fruto del trabajo de reivindicación permanente se han dado algunos avances, de los que destaca la campaña de inspección para la regularización de las empleadas del hogar que se viene realizando por parte de la Administración Pública, pese a que ha supuesto, en ocasiones, el despido de las mujeres de forma injusta. Cáritas también considera positivo para este sector la presión que desde Europa se ha ejercido para mejorar las condiciones laborales.

En el manifiesto leído en el acto público Cáritas Diocesana de Canarias reivindicó también que existan políticas que faciliten y hagan realidad la contratación de trabajadoras del hogar y lanzó mensaje de apoyo a las personas empleadoras que carecen de recursos y medios para contratar, aun teniendo voluntad para hacerlo.  

Cáritas Diocesana de Canarias expresó también su compromiso de seguir trabajando y reivindicando la dignidad y el reconocimiento de las Trabajadoras del Hogar como personas con plenos derechos, concienciando, sensibilizando y haciéndolas visibles e imprescindibles para el desarrollo de nuestra sociedad.

Introduzca el importe a donar sin decimales.