Compromiso de Cáritas para acompañar a las personas migrantes más vulnerables en origen, tránsito y destino.

Nador

Frontera Sur- Nador-Marruecos.

Cáritas Diocesana de Canarias junto con otras Cáritas Diocesanas (CD Jaca, CD Mallorca, CD Sevilla) de la Confederación de Cáritas Española y diferentes organismos públicos y privados, apoyamos en la Región Oriental de Marruecos la intervención de la Delegación Diocesana de Migraciones (DDM) con las comunidades de migrantes en Nador y los bosques de alrededor. Dicha intervención responde a la crisis migratoria crónica en la frontera sur de Europa, a fin de atender las necesidades de más de 2.000 personas migrantes a través de proyectos de continuidad enfocados a garantizar su derecho a una atención sanitaria y psicosocial, ofreciendo nuevas oportunidades para el empoderamiento, la integración y la cohesión social, desde un enfoque de protección a las personas más desprotegidas (mujeres, niños y niñas).

La pandemia de COVID19 ha agravado aún más la precariedad en la que viven las personas que se encuentran en situación de movilidad humana forzada en todo el mundo, no sólo por la ruptura del proyecto migratorio de miles de personas, sino por el deterioro significativo de sus condiciones de vida. En Nador, al otro lado de la frontera con Melilla, la crisis ha acentuado su vulnerabilidad a muchos niveles: dificultando su acceso a los derechos básicos (agua, alimentación, atención sanitaria), quedando muy expuestos al contagio, la estigmatización y el rechazo. Se reducen sus posibilidades de obtener ingresos o ayudas, pues sus fuentes de financiación habituales han desaparecido y las redes de apoyo se han fragilizado o roto por completo, incrementando las dificultades diarias y poniendo en riesgo sus proyectos vitales. La propia intervención de la DDM, única organización humanitaria que atiende a las personas que llegan a esta zona de tránsito buscando un camino hacia Europa, se ha visto dificultada por las restricciones impuestas por la crisis sanitaria, teniendo que adaptar sus estrategias y protocolos para seguir brindando la mejor atención posible.

Asentamiento

Es en estos momentos de crisis mundial sin precedentes y ante un contexto migratorio cada vez más difícil y transgresor de los derechos humanos de las personas migrantes, se hace aún más patente la necesidad de fortalecer el trabajo en red, la cooperación internacional y la solidaridad global. Todos estamos en la misma barca y estamos llamados a comprometernos para que no haya más muros que nos separen y que no haya más «otros», sino sólo un «nosotros», grande como toda la humanidad.

Desde Cáritas Diocesana de Canarias mantenemos un firme compromiso con la cooperación fraterna con las Cáritas hermanas en origen, tránsito y destino de las personas migrantes, y hemos renovado un año más el compromiso con la DDM y la Confederación de Cáritas Española para apoyar la continuidad de las acciones y seguir contribuyendo a la defensa y promoción de los derechos de todas esas personas que buscan un futuro mejor para ellas y sus familias.

Introduzca el importe a donar sin decimales.