Herodes les busca

Por D. José Domínguez Pérez, Delegado Episcopal de Cáritas Diocesana de Canarias.

«María, ¿Para qué nos buscará Herodes?», pregunta José.

«Ni idea», responde María. «Será que nos va a recoger en Palacio», añade José, «o nos va a ofrecer los servicios sanitarios de la Corte al enterarse de la ascendencia davídica del niño que esperamos».

«No seas soñador, José», responde María. «Seguramente querrá deportarnos a Nazaret. Ojalá nos facilite al menos un camello o un piquete de su guardia real, porque en estas condiciones peligra el parto. Ya nos hemos empadronado, hemos cumplido… Pues para casa. Será lo mejor».

En esto que llega un grupo de pastores que hacían la vigilancia nocturna y les traen leche y miel. Les advierten que, si les llegó el soplo de que Herodes está preocupado por este niño, no se fiarían nada de nada. «Este tipo es peligroso, estaremos atentos para defenderles. Mejor sería camuflarles en la cuadra de los animales y cuando nazca el niño, ocultarlo en el pesebre».

¡Qué buenos son estos pastores con la mala fama que le dan como gente de mal vivir! Es verdad lo que siempre nos han dicho nuestros padres, que los mejores defensores de los pobres son los pobres. Todo lo ven como un regalo divino y ofrecen lo que tienen como regalo para los demás. ¡Dichosos los pobres porque de ellos es el Reino de los Cielos!

¡Feliz Navidad de los niños y niñas que van a nacer de tantas madre embarazadas, que llegaron en pateras, huyendo de Herodes!

Dichosos quienes se hacen pobres por los pobres. ¡Esa es la Navidad del coronavirus!

Introduzca el importe a donar sin decimales.