Encuentro y cercanía a pesar del confinamiento. El Área de Familia se reinventa para seguir acompañando a las familias

 

Hace ya dos meses que nos vimos obligados a reinventar nuestro trabajo y a buscar alternativas para poder estar cerca de las familias de otro modo.

 

Antes de que estallara la crisis provocada por la Covid19, los espacios de encuentro eran el centro del trabajo del Área de Familia de Cáritas Diocesana de Canarias. En estos espacios se iban forjando lazos familiares, grupales y comunitarios entre un voluntariado cada vez más dispuesto a ser y estar entre las personas, y unas familias que ansían ser partícipes del proceso.

De repente todo cambia y hay que poner distancia, desaprender y volver pensar en el mejor modo de estar cerca de las familias más vulnerables. Comenzamos a constatar cómo existen diferencias entre las familias con las que veníamos trabajando: familias que de repente se “encuentran” con episodios sin resolver, sin estrategias, sin redes de apoyo a las que acudir, con dificultades económicas, dificultades educativas para poder acompañar a sus hijos e hijas…

“¿Digital, telemático?”. Muchas familias han vivido el confinamiento tras una línea de teléfono como único contacto con el exterior, un teléfono que suena cuando llama la voluntaria de Cáritas para saber cómo están, para animarles, acompañarles desde la cercanía, el cariño y la preocupación por ellas. Seguimos poniendo de manifiesto que aún queda mucho por hacer con las familias que más nos necesitan, aquellas más alejadas de los recursos, más vulnerables.

 

Hoy, 15 de mayo, con motivo del Día Internacional de las Familias, queremos visibilizar, ahora más que nunca, que el acceso a los derechos sociales es fundamental para el bienestar familiar.

 

La red familiar es el principal eje que sustenta el desarrollo de las personas. En estos momentos, el fortalecimiento de las redes de apoyo mutuo son clave para proteger a las familias. Tenemos que seguir fortaleciendo el crecimiento personal, del grupo familiar y la participación en una comunidad con las puertas abiertas, donde se comparta la vida y se afronten las dificultades de forma comunitaria, aprendiendo los unos de los otros.

 

Durante estas semanas en las que nos hemos visto obligados a quedarnos en casa, y a pesar de las dificultades, hemos recopilado muchas experiencias y aprendizajes para compartir con los demás. Como muestra, les dejamos un vídeo en el que algunas familias comparten algunos aprendizajes que han sido importantes con un mensaje claro: disfrutemos del tiempo en familia y celebremos la gran familia que formamos.

Introduzca el importe a donar sin decimales.