Tras el incendio… GRACIAS

El incendio de Gran Canaria por fin está estabilizado y desde Cáritas Diocesana de Canarias queremos mostrar nuestro más profundo agradecimiento a las instituciones y a todos los profesionales que se dejaron la piel para acabar con el fuego que arrasó a la isla. Durante todos estos días, los canarios y canarias hemos estado con el corazón encogido a la espera de buenas noticias y hemos sido testigos del trabajo de los profesionales de la extinción de incendios, que han encarado un auténtico infierno en la tierra y han logrado controlar lo que se preveía incontrolable. El daño medioambiental es muy grande, pero gracias a Dios hoy no estamos lamentando ninguna pérdida humana gracias a su magnífica labor. A todos ellos, infinitas gracias.

También queremos destacar que, en medio de tanta tristeza e incertidumbre, el pueblo canario demostró su inmensa solidaridad una vez más y se volcó con aquellas personas evacuadas de sus casas de forma completamente desinteresada.

Debemos hacer una mención especial al voluntariado de Cáritas Diocesana de Canarias. Nuestro voluntariado es un claro ejemplo de compromiso en las situaciones más complicadas. Desde el primer momento se pusieron manos a la obra para colaborar en todo lo que fuera necesario. De hecho, voluntarios y voluntarias de Cáritas que fueron evacuados de sus casas se pusieron manos a la obra desde el primer momento para conseguir que las familias que tuvieron que abandonar sus hogares de forma precipitada, pudieran pasar esos momentos de angustia de la mejor manera posible.

También queremos recordar a las personas residentes en la Casa Esperanza (situada en el Valle de Agaete) que fueron evacuadas de forma preventiva ante la cercanía del fuego y fueron realojadas en la Casa Pastoral de Tafira. Afortunadamente, el fuego no llegó a la zona y no hay que lamentar daños de ningún tipo, solo las cenizas que cubren las zonas exteriores de la Casa dan testimonio de la amenaza que supuso el fuego tan solo unos días atrás. Las personas residentes volverán a la Casa la semana que viene si la evolución del incendio lo permite.

Manuel Bretón, presidente de Cáritas Española, estuvo en Gran Canaria mostrando el apoyo de la confederación en estos momentos difíciles para la isla. Visitó los centros donde se alojaron las personas evacuadas y se interesó por la labor que el voluntariado de Cáritas Diocesana de Canarias llevó a cabo durante los días más duros del incendio.

Durante su visita, también pudo intercambiar impresiones con los sacerdotes acompañantes de Cáritas de las zonas afectadas por el fuego. «Cáritas, como organización, y su voluntariado son un modelo a seguir. Siempre hacen lo que tienen que hacer y están donde tienen que estar», afirmó Bretón.

Las personas que formamos parte de Cáritas queremos poner en valor el compromiso solidario de la sociedad canaria y, en especial, de nuestros voluntarios y voluntarias. A pesar de los momentos de tensión y del dolor por ver nuestra tierra arder, una vez más se ha demostrado que, cuando las personas se unen, consiguen cosas que ningún fuego logrará destruir jamás. A todas ellas, GRACIAS.

Introduzca el importe a donar sin decimales.