«Al crecer la maldad, se enfriará el amor para la mayoría» (Mt 24,12)

Recortes del Mensaje del Papa Francisco para esta Cuaresma del 2018. Por D. José Domínguez, Delegado Episcopal de Cáritas Diocesana de Canarias.

Algunos falsos profetas engañarán a mucha gente hasta amenazar con apagar la caridad, que es el centro de todo el Evangelio.

¿Qué formas asumen los falsos profetas?

Encantadores de serpientes, que aprovechan las emociones para esclavizar a las personas. Cuántos hijos de Dios se dejan fascinar por las lisonjas de un placer momentáneo, al que se le confunde con la felicidad o encantados por la ilusión del dinero, que le hace esclavos del lucro o de intereses mezquinos o pensando que se bastan así mismos y caen presa de la soledad.

Charlatanes que ofrecen soluciones sencillas e inmediatas para los sufrimientos completamente inútiles: el falso remedio de la droga, de unas relaciones de usar y tirar; ganancias fáciles, pero deshonestas… Estafadores que quitan la dignidad, la libertad y la capacidad de amar.

Su morada es hielo del amor extinguido.

¿Cuáles son las señales que nos indican que el amor corre el riesgo de apagarse en nosotros?

La avidez por el dinero.

El rechazo de Dios.

La violencia contra aquellos que consideramos una amenaza para nuestras certezas: el niño por nacer, el anciano enfermo, el huésped de paso, el extranjero, el prójimo que no corresponde a nuestras expectativas…

Testigos silenciosos de este enfriamiento de la caridad: la Tierra envenenada, los mares contaminados, que tienen que recubrir los restos de tantos náufragos de las migraciones forzadas, los cielos surcados por máquinas que hacen llover instrumentos de muerte.

¿Qué podemos hacer?

ORACIÓN: Para descubrir nuestras mentiras secretas.

LIMOSNA: Para participar en la Providencia de Dios hacia sus hijos.

AYUNO: Para desarmar nuestra violencia y alimentar la bondad.

Introduzca el importe a donar sin decimales.