Día Mundial de la Infancia. Trabajando por el desarrollo integral de niños y niñas

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Infancia. El 20 de noviembre es el día elegido en todo el mundo para recordar los derechos de los niños y niñas. La Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada en 1959, establece una serie de derechos de la infancia, incluidos los relativos a la vida, a la salud, a la educación y a jugar, así como el derecho a la vida familiar, a estar protegidos de la violencia, a no ser discriminados y a que se escuchen sus opiniones. Pese a ello, según datos de la ONU, «385 millones de niños viven en la pobreza extrema, 264 millones no están escolarizados y 5,6 millones de niños menores de cinco años murieron el año pasado por causas que podían haberse prevenido».

 

Aunque la realidad de la infancia en nuestras islas no es tan sangrante como la de otros rincones del planeta, no podemos olvidar a los niños y niñas de nuestra provincia que se encuentran en una situación de vulnerabilidad. La mitad de las personas que son atendidas por Cáritas Diocesana de Canarias tienen menores a su cargo. Análisis recientes apuntan que la renta familiar influye en la situación económica futura de la infancia y en su nivel de formación. De alguna manera la pobreza se transmite de generación en generación. Para revertir esta situación es imprescindible garantizar los derechos de la infancia.

El Área de Familia de Caritas Diocesana de Canarias desarrolla su acción con menores y sus familias en diferentes municipios de la isla de Gran Canaria. A través de la  intervención con los menores en sus procesos vitales, se hace un acercamiento a las familias para favorecer espacios de aprendizaje, comunicación, diálogo y encuentro con otros. Todos los espacios con los niños y niñas son espacios de fortalecimiento de sus capacidades, de empoderamiento y participación activa de los menores, donde ellos y ellas son los que opinan y deciden sobre la el desarrollo de la actividad. Este trabajo siempre se enfoca desde la perspectiva integral de su realidad y de su entorno familiar y trabajando de manera individual, según la realidad de cada uno/a.

Actualmente existen espacios de refuerzo educativo en los barrios  La Isleta, Hoya de La Plata, Las Torres y Cruce Arinaga; en el barrio de Zárate se desarrollan actividades en el medio abierto; en Santa María de Guía-Gáldar el proyecto “Los mayores amigos”, proyecto de aprendizaje y servicio en el que se provoca el encuentro intergeneracional de infancia y mayores; en el barrio de San Nicolás se establecen espacios más comunitarios de infancia y sus familias donde se trabajar aspectos familiares, se crean lazos y vecindad; y en el barrio de Pedro Hidalgo una ludoteca infantil acoge a menores de 6 años de la comunidad, propiciando un espacio de juego.

Todos ellos son dinamizados por voluntariado cualificado y comprometido, que no solo busca ofrecer un apoyo puntual a estos menores, sino que pretende transformar la realidad, desde lo local a lo global a través de respuestas significativas y transformadoras coherentes con nuestra identidad cristiana, ofreciendo una intervención integral y trabajando con las familias.

Introduzca el importe a donar sin decimales.