18 de Diciembre. Día Internacional del Migrante

Las entidades y grupos cristianos de las dos Diócesis de Canarias, abajo firmantes, manifiestan: LOS CIE SON UNA ANOMALÍA EN UN ESTADO DE DERECHO.

El Día Internacional del Migrante es una ocasión para nuestras comunidades y la ciudadanía para reflexionar sobre la realidad migratoria y la necesidad de reafirmar el compromiso de establecer sociedades diversas y abiertas que brinden oportunidades y aseguren una vida digna a todas las personas migrantes, sin discriminación.

1. Las medidas políticas diseñadas por la UE de control de flujos migratorios, cierre y externalización de fronteras y de expulsiones provocan la vulneración de los Derechos Humanos y un sufrimiento innecesario de las personas migrantes y refugiadas. Es imprescindible actuar para asegurar la paz y el desarrollo de los países de origen de las personas migrantes y atajar las causas de la migración forzosa por conflictos armados, pobreza, cambio climático, etc. A ello nos instaba el Papa Francisco en su visita a la isla de Lesbos el pasado Abril: «Para ser realmente solidarios con quien se ve obligado a huir de su propia tierra, hay que esforzarse en eliminar las causas de esta dramática realidad: no basta con limitarse a salir al paso de la emergencia del momento, sino que hay que desarrollar políticas de gran alcance, no unilaterales. En primer lugar, es necesario construir la paz allí donde la guerra ha traído muerte y destrucción, e impedir que este cáncer se propague a otras partes. Para ello, hay que oponerse firmemente a la proliferación y al tráfico de armas, y sus tramas a menudo ocultas; hay que dejar sin apoyos a todos los que conciben proyectos de odio y de violencia. Por el contrario, se debe promover sin descanso la colaboración entre los países, las organizaciones internacionales y las instituciones humanitarias, no aislando sino sosteniendo a los que afrontan la emergencia…».

2. Los CIE, parte de esta política deshumanizada, son lugares opacos en un Estado de Derecho, donde se interna por un periodo de 60 días a personas migrantes, por el simple hecho de cometer una infracción administrativa consistente en encontrarse en situación administrativa irregular, y no se le garantiza el respeto a los derechos de las personas recluidas. Es inaceptable e indigno dar un trato peor que el que se recibe en una prisión.

3. Los testimonios de las personas, que han estado en los CIE de Barranco Seco y Hoya Fría, reflejan muchas carencias como: la falta de asistencia sanitaria permanente de calidad, ausencia de trabajadores sociales, dificultades para realizar llamadas y para recibir llamadas del exterior, falta de información e intérpretes, dificultades para obtener asesoramiento jurídico adecuado, etc. Por lo tanto, los CIE son la peor alternativa en un Estado de Derecho para la gestión de la realidad migratoria y no se puede justificar su existencia.

4. Es necesario apostar por el desarrollo de una cultura de acogida inclusiva inspirada en la hospitalidad y el respeto a la dignidad humana que incida en el cambio de los estereotipos y en combatir, lejos de la demagogia política, los discursos racistas y xenófobos con una mirada fraterna y misericordiosa aquí y allá.

Las entidades firmantes como Red Intereclesial en la Diócesis de Canarias y en la Diócesis de Tenerife estamos comprometidas con la lucha por la justicia social y los Derechos Humanos de todas las personas.

Por todo ello, instamos:

  • Al Gobierno de España, adoptar cuantas medidas sean necesarias y efectivas para el cierre de los CIE y un cambio en la política migratoria actual para garantizar en su gestión el respeto a los Derechos Humanos de las personas migrantes.
  • Al Gobierno de Canarias, que garantice fondos económicos suficientes y estables para la acogida e integración de las personas migrantes, y apueste por una comunidad canaria libre de CIE.
  • A los Ayuntamientos, Mancomunidades y Cabildos, que aprueben mociones que declaren sus territorios libres de CIE e impulsen con hechos concretos procesos de participación, convivencia e inclusión de todas las personas migrantes en sus territorios.
  • A toda la ciudadanía, a tomar conciencia de esta situación y a movilizarse para que se respete la dignidad de la persona refugiada y su derecho a buscar un futuro mejor para ella y su familia.

 

¡NO a los CIES! ¡SI a la cultura de la acogida inclusiva y la hospitalidad!

 

En Las Palmas de Gran Canaria, a 18 de diciembre de 2016.

 

Organizaciones adheridas:

Secretariado Diocesano de Pastoral de Migraciones de la Diócesis de Canarias, Delegación de Migraciones de la Diócesis de Tenerife, Cáritas Diocesana de Canarias, Cáritas Diocesana de Tenerife, Hermandad Obrera de Acción Católica-HOAC, Escuela de Formación Sociopolítica y Fe Cristiana de la Diócesis de Canarias, Comisión Diocesana Justicia y Paz de la Diócesis de Tenerife, CONFER.

Introduzca el importe a donar sin decimales.