Reflexiones del Área de Familia sobre el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer

8 de marzo

El Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) es una fecha que celebran los grupos femeninos en todo el mundo. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.

En 1975, las Naciones Unidas reconocen formalmente el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

 

La mujer, pilar de la familia canaria

En nuestra sociedad, muchas mujeres han estado relegadas al ámbito doméstico hasta fechas recientes, lo que las ha hecho socialmente invisibles. El paulatino cambio de mentalidad de la sociedad les ha permitido ir dejando en un segundo plano este  ámbito privado para participar cada vez más en la vida pública, tomando conciencia y defendiendo así su propia identidad y posibilidades.

La mujer de hoy dista mucho de la imagen estereotipada que nos quieren vender los anuncios, revistas y muchos medios de comunicación. Son personas luchadoras, inconformistas, independientes y trabajadoras. Sin embargo, aunque se haya avanzado, todavía estamos en el camino para conseguir una sociedad más justa y equitativa, en la que lo que se valore sean las personas con independencia del género o de otras circunstancias.

Desde el Área de Familia de Cáritas Diocesana de Canarias, queremos mostrar nuestro reconocimiento a todas esas mujeres que asumen hoy un papel fundamental en el sostenimiento de las familias, tanto en lo que respecta a la obtención de recursos como al aspecto afectivo, lo que las convierte en la pieza clave de los núcleos familiares, papel que se incrementa de forma extraordinaria en las familias monoparentales.

Experiencias de Cáritas que acompañan a mujeres…

Las actividades que se desarrollan en los distintos grupos de mujeres de los barrios de distintos municipios de la isla de Gran Canaria se centran  en aspectos relacionados con la salud, la autoestima, las relaciones en las familias y el desarrollo de habilidades sociales.

En los  espacios de encuentro formativos y lúdicos de mujeres que consigue  crear y generar espacios de apoyo y escucha integradores que permiten ampliar conocimientos, conocer diferentes experiencias, reflexionar, y expresar aquello que piensan, sienten y desean. Todo ello encaminado hacia un desarrollo y mejora de la calidad de vida. Asimismo, se organizan  espacios de encuentro comunitarios que favorecen  la participación y la creación redes de apoyo social y familiar desde el compartir experiencias, lo que contribuye al desarrollo personal, familiar y social de las mujeres participantes. Los espacios dinamizados tienen  por contenido talleres de alimentación saludable, meditación, relajación, risoterapia, el juego, yoga, manualidades, cocina intercultural, salidas lúdicas y culturales, gestión de emociones, resolución de conflictos, autoconocimiento y arteterapia.

Desde las diferentes iniciativas que hay en Cáritas con mujeres se las acompaña junto con sus familias, en el descubrimiento de la propia realidad familiar (con sus carencias y sus potencialidades) y en la toma de conciencia de la necesidad de cambio, favoreciendo el aprendizaje conjunto de herramientas y recursos, que faciliten la convivencia y el desarrollo personal y familiar de cada uno de los miembros.

También se hace un esfuerzo por fomentar la formación académica básica en mujeres que habían abandonado esta posibilidad en sus vidas, promoviendo su integración social y laboral, mediante la dinamización de talleres de lectoescritura, español para extranjeros y alfabetización

Todas las iniciativas puestas en marcha en los barrios, son dinamizadas por personas voluntarias apoyadas por el personal técnico y tienen lugar en los barrios de origen de las mujeres, fomentando así el fortalecimiento de las redes sociales con los/as agentes implicados/as.

En general, los espacios lúdicos- formativos son valorados por las mujeres como espacios terapéuticos donde se sienten escuchadas; escuchándose dejan de sentirse solas y agotadas, descubren dimensiones nuevas de su realidad, afloran nuevas motivaciones y se sienten más empoderadas.

Consideramos desde Cáritas que es necesario seguir apostando por la participación de las mujeres en estos espacios que les permiten relacionarse fuera de la rutina y los problemas cotidianos, generando redes de apoyo mutuo en su entorno.

Introduzca el importe a donar sin decimales.