Cáritas de Canarias denuncia la pérdida de derechos en el Día Internacional del Migrante

La Asamblea General de la ONU, el 4 de diciembre de 2000, al amparo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamó el Día Internacional del Migrante buscando reconocer la gran contribución de las personas migrantes, a menudo ignorada, al bienestar y desarrollo de su país de origen y de acogida, y mejorar la percepción pública de la migración. Más de 230 millones de personas emigran, emprenden un arriesgado viaje a la búsqueda de condiciones de vida más humanas. Sin embargo, los países de acogida reciben con hostilidad, desconfianza y prejuicios a los migrantes, antes de conocer los motivos de persecución o de miseria que les expulsan de sus países.

 

Es necesario caminar hacia una “cultura de acogida y encuentro” con los migrantes, y modificar las políticas que sólo inciden en la cultura del descarte y el rechazo. Por ejemplo:

-La disposición sobre las expulsiones sumarias, que criminaliza y vulnera derechos humanos, denunciada por las instituciones eclesiales que en la frontera sur son testigos del sufrimiento diario que las vallas provocan, Cáritas Española, CONFER, Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones y Justicia y Paz.

-La vulneración derecho universal a las salud,  que cumple su segundo año descartando, entre otras, a las personas migrantes en situación irregular, y que seguimos denunciado junto a las organizaciones de la Coalición por el Derecho a la Salud, y solicitando la derogación de los Reales Decretos leyes 16/2012 y 1192/2012 y demás normativa canaria y el regreso a la universalidad del derecho a la salud.

-Los controles y detenciones selectivas en función de un sesgo racial, suponen una grave vulneración de los derechos humanos para las personas detenidas, como fue el caso este año de la operación “Mas Maiorum” a nivel europeo, que sólo alimentan los estereotipos y prejuicios hacia las personas de un origen étnico y cultural diferente al nuestro.

-Las prácticas y políticas que no aportan soluciones a las causas de quienes huyen de conflictos, persecuciones y los efectos de una política internacional centrada en un modelo económico de crecimiento que propicia el descarte y la expulsión de los ciudadanos de sus países de origen y no el desarrollo de sus propias capacidades.

“La presencia de migrantes es un recordatorio de la necesidad de erradicar la desigualdad, la injusticia y la opresión”, citó este año el Papa Francisco con motivo del VII Congreso de Migraciones en el Vaticano, donde se propuso la cooperación y el desarrollo como respuestas a esta realidad.  Recordamos como en nuestra comunidad autónoma se han suprimido los fondos a la Ayuda Oficial al Desarrollo, que mostraba el compromiso ético y de justicia social de la ciudadanía canaria en la lucha contra la pobreza.

La Iglesia tiene el mandamiento de acoger con respeto y solidaridad al extranjero necesitado, y hoy desde el Área Internacional de Cáritas Diocesana de Canarias, solicitamos a nuestros representantes la voluntad y creatividad necesarias para desarrollar mundialmente un orden económico y social más justo y equitativo, con un mayor compromiso por la paz. Asimismo invitamos a las personas, comunidades, ciudadanía en general a promover una «cultura de acogida y encuentro» y a sumarse a la celebración de este Día del Migrante mediante acciones y/o gestos de denuncia y anuncio, para sembrar un futuro esperanzador para todas las personas.

“A la globalización del fenómeno migratorio hay que responder con la globalización de la caridad y de la cooperación, para que se humanicen las condiciones de los emigrantes», Papa Francisco.

Leave a Reply

Introduzca el importe a donar sin decimales.