La pobreza no llega de un día para otro

Hoy nos despertamos con la noticia de que uno de cada tres canarios vive por debajo del nivel de la pobreza, que más de la mitad de los hogares vive al límite sin posibilidad de afrontar gastos imprevistos y que la quinta parte de la población isleña tiene serias dificultades para llegar a final de mes.

La situación es grave, pero no podemos decir que sorprendente cuando desde Cáritas y desde otras organizaciones sociales se viene anunciando que las políticas sociales y económicas emprendidas por los gobiernos autonómicos, nacionales y de responsabilidad internacional han primado el interés del capital por encima del social, aunque ello supusiera recortes en los derechos básicos de la persona.

Hoy más que nunca, la expresión “personas excluidas de la sociedad”, toma sentido, ya que la experiencia de Cáritas, la realidad social y los datos estadísticos oficiales coinciden en que el modelo social que se ha establecido lleva necesariamente a condenar a personas a la pobreza para que otras puedan mantener su riqueza, y que esa política excluyente abre una brecha cada vez mayor entre unas y otras.

No puede haber una política social ni económica que no prime los derechos del ser humano a la especulación, que no prime a la persona sobre el dinero, que no prime el desarrollo del hombre y la mujer como núcleo de la gestión política antes que la acumulación de riqueza y la especulación. Y sin embargo, seguimos percibiendo que los centros de poder son inmunes al dolor de la sociedad, que se quedan en los números y las cifras pero olvidan los rostros concretos de las personas que sufren y padecen las consecuencias de sus actos políticos.

Desde aquí queremos denunciar una vez más que los gobiernos están construyendo una sociedad no para las personas sino sobre ellas. Ya es hora de que basemos nuestra sociedad en políticas que garanticen y protejan los derechos fundamentales de las personas (empleo digno, sanidad gratuita y universal, protección a las personas en situación de vulnerabilidad y con discapacidades, alimentación, vivienda, educación, cultura…)  cuyo bienestar debe ser el principal objetivo, y no sobre una economía que no nos beneficia a todos por igual.

 

Cáritas Diocesana de Canarias

 

Leave a Reply

Introduzca el importe a donar sin decimales.