Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

El año pasado se publicó el VIII Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo Social en Canarias que situaba, ya antes de esta crisis, a un total de 617.000 personas (un 29% de la población) en una situación de exclusión social en la comunidad autónoma. Este informe señalaba que un 30,8% de la población en Canarias se encontraba integrada, pero de una forma precaria, es decir, que ante un contexto de crisis su situación podría empeorar y pasar al ámbito de la exclusión social. Eso es lo que nos estamos encontrando en estos momentos. Desde el comienzo de la crisis sanitaria, Cáritas Diocesana de Canarias ha aumentado sus atenciones de manera notable. Con respecto al primer semestre del año pasado, el número de personas atendidas ha crecido un 85%. Entre marzo y junio de 2020, realizamos 3.500 atenciones nuevas.

Esta crisis sanitaria y social provocada por la Covid-19 está suponiendo un duro golpe y un agravamiento de las condiciones de vida de muchas personas que ya se encontraban en una situación de exclusión social previa a la pandemia.

Desde Cáritas Diocesana de Canarias, nos sumamos a las reivindicaciones que se plantean con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Toda persona tiene derecho a unas condiciones de vida dignas, así como a tener garantizados sus derechos básicos, aquí y allá.

El Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza se remonta al 17 de octubre de 1987. Ese día, más de cien mil personas se congregaron en Trocadéro, en París —donde en 1948 se había firmado la Declaración Universal de Derechos Humanos—, para rendir homenaje a las víctimas de la pobreza extrema, la violencia y el hambre. Proclamaron que la pobreza es una violación de los derechos humanos y afirmaron la necesidad de aunar esfuerzos para garantizar el respeto de esos derechos (ONU).

Queremos compartir el manifiesto de la Plataforma Pobreza Cero Gran Canaria, en el que se plantea que, aunque esta crisis se presenta como un «enorme desafío», también puede suponer una oportunidad para «hacer realidad la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)». Debemos recordar que los ODS son «una hoja de ruta para la humanidad, abarcan prácticamente todos los aspectos del bienestar de las personas y del planeta y, de alcanzarlos, permitirán que todas las personas llevemos una vida estable, próspera y saludable», una apuesta por la dignidad humana y por la erradicación de la pobreza.

Introduzca el importe a donar sin decimales.