La Cuaresma 2020, vivida desde las aportaciones de los curas acompañantes en Cáritas

Por D. José Domínguez Pérez, Delegado Episcopal de Cáritas Diocesana de Canarias

1.- La convocatoria de nuevo voluntariado nos exige elaborar un plan concreto, en el que se definas líneas de trabajo pastoral. Descartamos  convocatorias abiertas. Optamos por llamadas personalizadas y desde la Comunidad; en las Asambleas Eucarísticas; en las catequesis de los padres; en las informaciones de la Hoja Arciprestal. Los proyectos solidarios suelen ser una estupenda plataforma para detectar vocaciones al voluntariado. Los jóvenes, que se ofrecen desde los Institutos, animados por sus profesores, requieren un delicado discernimiento e iniciativas creativas de encuentros lúdicos  y campañas con objetivos determinados y colaboraciones puntuales.

2.- Elaboraremos un plan de formación para el cuidado de los agentes con la ayuda de los Equipos Permanentes y de los Responsables de la Formación  del Clero por la importancia del servicio ministerial del sacerdote.

3.- Recuperaremos  la figura de la persona referente del voluntariado en la zona, definiendo sus características y determinando quienes serían en concreto las elegidas para esta misión.

4.- Valoraremos  la importancia de las personas colaboradoras, que no son voluntarias, pero muy importantes  en el compromiso socio-caritativo…

5.- Promoveremos  encuentros del grupo de Cáritas con los demás grupos y ministerios estableciendo líneas de colaboración y coordinación…

6.- Plantearemos  qué alcance positivo tiene el reparto de bolsas de alimentos. Analizaremos qué derechos son  conculcados y en qué medida pueden relacionarse con los Retos del Plan Estratégico (derechos, desarrollo comunitario, cuidado de agentes, incidencia, sostenibilidad).

7- Lanzaremos  una campaña para motivar a jóvenes universitarios en el compromiso social y político con vistas a descubrir y apoyar líderes para el servicio de una  Sociedad más justa, transparente y honesta. La campaña se desarrollaría principalmente en las Facultades más sensibles a lo social y público como puede ser Derecho, Trabajo Social, Educadores y Mediadores Sociales, Ciencias de la Educación, etc. Esto supone un Plan de Formación Especial con valor académico.

8.- Promoveremos encuentros de diálogo y coordinación con los Servicios Sociales Municipales, Asociaciones, etc. Compartiremos las que haya en los Arciprestazgos. Sugeriremos  caminos pastorales, que respondan a los Retos del II Plan Estratégico.

9.- Analizaremos la situación de dependientes crónicos y de larga duración de los recursos de Cáritas. (Programar mesas de reflexión para encontrar qué pasos son viables iniciar para una progresiva  promoción con las personas afectadas).

10.- La Acogida adecuada la viviremos como un espacio de acompañamiento. Necesitamos aportar  criterios, líneas de avances, acuerdos,  etc. Analizaremos  cómo se manifiesta el testimonio  de Cáritas en la comunicación cristiana de bienes, que tiene como prioridad el crecimiento de las PERSONAS, más que las ayudas materiales en sí.

¡¡EN PASCUA NOS VEREMOS!!

Introduzca el importe a donar sin decimales.