Nuestro compromiso ante la pobreza

Comunicado

El pasado 19 de septiembre se presentó el Informe sobre exclusión y desarrollo social en Canarias, que aterriza las conclusiones más relevantes del Informe Foessa en nuestro Archipiélago. Los datos no presentan un panorama optimista. La principal constatación que recoge este informe es que la exclusión social se enquista en la estructura social de España. Hoy en día, el número de personas en exclusión social en nuestro país es de 8,5 millones, el 18,4% de la población. En Canarias esta cifra es, si cabe, aún más preocupante. La tasa de exclusión social está muy por encima de la media española; supone el 29,1%, es decir, más 618.000 personas en Canarias están en situación de exclusión social. 

No podemos obviar que detrás de cada número se encuentra una familia en situación de pobreza. Aunque el número de atenciones realizadas por nuestra Cáritas en 2018 ha bajado con respecto a años anteriores, nos encontramos con realidades de pobreza enquistadas y que se agudizan con el paso del tiempo. La desigualdad y la precariedad se ceban con las personas más vulnerables. Dificultades de acceso a una vivienda digna, la feminización de la pobreza, la precariedad en el empleo, la herencia de la pobreza de una generación a otra… Nos encontramos ante un modelo social que no permite tener un proyecto vital mínimamente estructurado con garantías de acceso a una vida mínimamente digna.

A través de la red de Cáritas Parroquiales y nuestras áreas y proyectos de acción social, los y las agentes de Cáritas Diocesana de Canarias trabajamos por la dignidad de las personas, la justicia social y el bien común a través del estilo de vida que propone el Evangelio: saliendo al encuentro de las personas más vulnerables en situación de exclusión social.

Desde Cáritas queremos fomentar una respuesta comunitaria que evite la exclusión. Tenemos la capacidad de llegar a los últimos y acompañarles en su proceso de promoción y desarrollo integral, así como de analizar e incidir en las causas de la pobreza. También tenemos la responsabilidad de denunciar la realidad de exclusión y vulneración de derechos animando al compromiso transformador. Esta es nuestra razón de ser.

Como dijo sobre Cáritas el Papa Francisco: «Ustedes son el motor de la Iglesia que organiza el amor para que todos los fieles trabajen juntos, respondiendo con obras concretas de misericordia. Ustedes marcan el paso para que la Iglesia esté cada día en el mundo. Ustedes ayudan a los demás a cambiar el curso de la propia vida. Son la sal, la levadura y la luz. Ofrecen un faro de esperanza a los necesitados».

Introduzca el importe a donar sin decimales.