La historia trae una luz para soñar

Un texto de José Domínguez, Delegado Episcopal

SOÑAR, SUFRIR, AVANZAR

Si queremos ver el rayo, aguantemos la tormenta.

Las nubes atravesadas por el sol dibujarán un precioso arco iris.

Se nos cae el alma ante tantas crisis, deterioros, medidas equivocadas, sufrimiento de los débiles, impotencia de los solidarios. Ojo, hablo de nosotros.

La ola empieza en nuestro corazón y se irradia hacia los cuatro puntos cardinales. Nadie se libra de su energía arrolladora, hacia dentro y hacia fuera.

Es posible transformarla en energía limpia: purifica la vida, oxigena el corazón, fecunda los campos, allana los caminos…

Dichosos si nos encontramos con el amor, la felicidad, la alegría de la paz y de la fraternidad… en un futuro mejor.

En este remolino se oye una voz. Hagamos silencio para escuchar.

Pongamos en juego nuestras fortalezas. Son oportunidades para revisar, para reconvertir, para mejorar, para consolidar, para madurar…

Derechos, agentes, desarrollo, denuncia, sostenibilidad… estas son las pautas que nos llevan a Belén.

Así apoyamos a esta familia, que nos trae sueño. Sufre, pero hace avanzar la historia, la nuestra…  Caminemos con ellos hacia  la ciudad de la justicia con todas las naciones.

Poesía y realismo; esperanza y constancia; sostenibilidad y legalidad; compromiso y paciencia…

 

José Domínguez Pérez, Delegado Episcopal de Cáritas Diocesana de Canarias.

 

Introduzca el importe a donar sin decimales.