20 de noviembre: Día Internacional de la Infancia.

La mitad de las familias atendidas en Cáritas Diocesana de Canarias son personas emparejadas con hijos o monoparentales, lo que pone de manifiesto la situación de pobreza y exclusión que vive la infancia. Los niños y jóvenes dependen de la situación de su familia y, en este sentido, el empeoramiento social les está afectando de manera crucial.

En este propósito universal de recordar a toda la sociedad la importancia de proteger los derechos de los niños/as de todo el mundo, caminamos en el Área de Familia, quienes pretendemos promover el desarrollo socioeducativo de los niños y niñas de familias que se encuentren en situación de riesgo o exclusión social.

Para ello están puestas en marcha 12 iniciativas en el territorio con las que hemos llegado durante este año a más de 140 niños y niñas y a sus familias que se acercan a través de la acogida de las Cáritas Parroquiales; de barrios cómo Hoya de la plata, Zárate, Pedro Hidalgo, La Isleta, San Juan, San Nicolás, Jinámar, San Gregorio, la Pardilla, Ingenio, Cruce de Arinaga y Atalaya de Guía. En esto lugares se desarrollan distintos tipos de actividades:

  • De participación grupal, de carácter educativo en el tiempo libre, fomentando habilidades y hábitos que faciliten su desarrollo en la sociedad.
  • De refuerzo escolar: cada vez nos llegan más demandas de las familias relacionadas con la necesidad de apoyo educativo o refuerzo escolar de niños y niñas. Por ello estamos articulando respuestas que van dirigidas a la mejora de las posibilidades académicas de los niños y niñas que participan en las actividades como una vía para la transformación de su situación.
  • De fortalecimiento de la familia como institución que da solidez al sistema social. En este sentido hemos logrado generar y fortalecer espacios de participación con las familias por medio del desarrollo de una parentalidad positiva, haciendo conscientes y responsables a los padres y madres de lo importante que es la formación, la comunicación y la participación para la mejora de las situaciones familiares, más allá de lo puramente económico o laboral.

En este trabajo con menores, siempre incorporamos la clave familiar porque entendemos que la familia es el principal núcleo socializador del menor y ésta debe evolucionar en su conjunto para que el menor pueda hacerlo. Del mismo modo, no perdemos de vista otros espacios de participación de los menores, como la escuela u otras instituciones con las que nos coordinamos.

Y, cómo no, destacar el papel de las personas voluntarias, en muchos casos de la propia comunidad o barrio, que les sirven de referente de otros modelos de vida alternativos a los que propone el entorno habitual de los niños y niñas y sus familias. Los equipos realizan acompañamiento en sus procesos vitales, tratando de fortalecer potencialidades y de fomentar el empoderamiento personal y la autonomía.

Queremos que el mundo sea un lugar más luminoso, divertido y sencillo para la infancia y las familias que todos los días se acercan a Cáritas en busca de un acompañamiento en momentos difíciles en sus vidas. Ese es nuestro camino y todos/as seguiremos andando hasta acercarnos a ese otro mundo posible.

Les dejamos un video para que puedan asomarse a una ventanita de aire fresco con la experiencia del espacio de encuentro de infancia de Jinámar.

Introduzca el importe a donar sin decimales.