Erradicar la pobreza, un compromiso que renovamos cada año

Desde hace años en torno al Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, el 17 de octubre, se organiza la Semana Contra la Pobreza, uno de los momentos de mayor presencia social. En esta semana, hacemos aún más patente el compromiso que cientos de personas tenemos para la erradicación de la pobreza y del hambre, un objetivo posible.

En el año 2000, hace ya 13 años, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Declaración del Milenio, en la que países ricos y pobres se comprometían a hacer todo lo posible para erradicar la pobreza, promover la dignidad humana y la igualdad, y alcanzar la paz, la democracia y la sostenibilidad ambiental. El año 2015 es la fecha tope del compromiso para alcanzar estos objetivos.

Cáritas Española, y las 36 Cáritas Diocesanas, con su amplia red de parroquias, desarrollan desde hace tres años una estrategia de sensibilización y movilización, continuando el compromiso para trabajar desde los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), sumando esfuerzos al mismo fin: la erradicación del hambre y la pobreza, como prioridad en la opción  por los últimos y desde la fidelidad al Evangelio.

El primero de los ocho objetivos no sólo no ha conocido avances significativos sino que, en algunas regiones, ha sufrido retrocesos. Morir de hambre en un mundo lleno de posibilidadeses un escándalo intolerable y, la negación de uno de los derechos humanos más básicos: el derecho a la alimentación.

Cáritas, además, participa en la Campaña “Voces de Cáritas contra la Pobreza”, que lanzó Cáritas Internationalis en 2011 para toda la confederación mundial. Durante 60 años Cáritas Internationalis ha ejercido la opción preferencial por los pobres, respondiendo con amor y acción al sufrimiento humano en un mundo injusto y desigual. Su visión estratégica se encierra en tan sólo cuatro palabras: “Una familia humana, pobreza cero”.

Luchar por la justicia supone para la Iglesia en general y para cada uno de los cristianos en particular, una exigencia fundamental y una opción preferencial en favor de los pobres y de los oprimidos: “Dios ha destinado la tierra y cuanto ella contiene para uso de todos los hombres y pueblos. En consecuencia, los bienes creados deben llegar a todos en forma equitativa, bajo la guía de la justicia y de la caridad» (GS, n. 69).

El Papa Francisco dijo en su homilía en Santa Marta: Hay “algo en la actitud de amor hacia el dinero que nos aleja de Dios”. Hay “muchas enfermedades, muchos pecados, pero Jesús sólo destaca esto: la avidez del dinero, de hecho es la raíz de todos los males”. Sus palabras quedan en consonancia con el lema que la Campaña Pobreza Cero nos presenta este año: “Contra la riqueza que empobrece, actúa”.

Desde muchas Cáritas Diocesanas, y entre ellas nuestra Cáritas, estamos promoviendo varias acciones significativas:

  • Tocar las campanas de nuestras iglesias el día 13 de octubre a las 20.15 horas. La propuesta es que, ese día, esta hora se relacione con el año 2015, y nos recuerde la fecha fijada por Naciones Unidas para alcanzar los Objetivos del Milenio.
  • Colocar una banda blanca en la Cruz. Nos recordará la bajada del Señor de la Cruz para sepultarle y esperar la Resurrección de la civilización del Amor, capaz de transformar las estructuras de pecado en que estamos inmersos y abrir cauces a un nuevo orden social más justo y más humano, como tantas veces recordó en su magisterio el beato Juan Pablo II.

Desde el equipo del Área Internacional de Cáritas Diocesana de Canarias, animamos a sumarse como Iglesia y como comunidad, a las iniciativas y acciones globales que desde la plataforma Pobreza Cero y desde las diferentes organizaciones que forman parte de la Coordinadora de ONGD, se están organizando para dar testimonio de fraternidad.

Somos familia humana y debemos trabajar para que ninguna persona viva en situación de pobreza, exclusión, violencia o hambre. En ningún lugar del mundo.

Leave a Reply

Introduzca el importe a donar sin decimales.